Cultura de Paz: enseñar y aprender a vivir sin violencias

Enseñar y aprender a convivir sin violencias

A lo largo de los últimos seis años, el Movimiento por la Paz -MPDL- Cantabria ha llevado a cabo un buen número de acciones formativas en materia de Cultura de Paz. Uno de nuestros objetivos es capacitar agentes clave para que impulsen procesos de mejora de la convivencia en sus espacios de trabajo y en su vida cotidiana.


Existen muchas aportaciones desde diferentes organismos internacionales sobre el significado de la Cultura de Paz. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en el año 1999 la "Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz", en la que afirma que la forman todos los valores, comportamientos, actitudes, prácticas, sentimientos y creencias que acaban conformando la paz.

De este modo, en nuestro trabajo por la promoción de la Cultura de Paz, incidimos de forma transversal sobre cinco ejes: desarrollo sostenible, igualdad de género, diversidad cultural, lucha contra la pobreza y Derechos Humanos. Además, visibilizamos que el equilibrio que permite que exista paz se ve muy a menudo comprometido por la existencia de las violencias directa, estructural y cultural. En términos generales, entendemos por violencia toda actitud o comportamiento que constituye una violación o una privación al ser humano de algo que le es esencial como persona (integridad física, psíquica o moral; derechos, libertades…).

El Movimiento por la Paz trabaja con la convicción de que es posible enseñar, aprender y practicar las habilidades y competencias para transitar el camino de vivir en paz, cooperando con las demás personas, sin miedo y sin violencia. Este es el espíritu que ha acompañado el desarrollo del curso Agentes de dinamización del diálogo intercultural que hemos desarrollado entre el 8 y el 12 de julio en Torrelavega, Cantabria.

Educar para una Cultura de Paz es favorecer un desarrollo humano sostenible, en el nivel individual, comunitario e internacional. Aprender a vivir en una Cultura de Paz es aprender a convivir, a conocerse, a hacer (competencias y habilidades para la convivencia y la regulación de conflictos), aprender a ser (autonomía y responsabilidad) y a vivir con el entorno cuidando la naturaleza. Es aprender a participar y a comprometerse, teniendo siempre presente las relaciones entre lo local y lo global.