La Unión Europea debe dar respuesta a la emergencia humanitaria en el Mediterráneo

Ajuntament Barcelona

La situación de los barcos de Open Arms y Médicos Sin Fronteras - SOS Mediterráneo, con 151 y 356 personas a bordo respectivamente, cuyo desembarco ha sido denegado por Malta e Italia, ha puesto de manifiesto una vez más la incapacidad de la Unión Europea para dar respuesta a la emergencia humanitaria en el Mediterráneo cumpliendo con el Derecho Internacional.


De nuevo, nos movilizamos y expresamos nuestra solidaridad con las personas migrantes que esperan a ser acogidas en alguno de los puertos de la Unión Europea. Malta e Italia son los países más cercanos a los buques y, con su negativa, vuelven a incumplir el Derecho Internacional Humanitario/Marítimo al negarse a recibir en sus costas a los dos barcos que realizan labores de rescate en aguas del Mediterráneo con más de 500 personas a bordo.

Ante esta nueva situación de crisis humanitaria, la Comisión Europea ha señalado que “mantiene contactos informales con varios países para redistribuir a los rescatados por el Open Arms y permitir así su desembarco”. Aun así, no hay constancia aún de que ninguno de los países consultados tenga intención de implicarse en la solución del problema.

La UE y sus Estados miembros tienen que garantizar en sus políticas internas y externas que las personas migrantes y refugiadas tengan acceso a sus derechos fundamentales.

Queda patente que, como hemos dicho en otras ocasiones, los Gobiernos de los 28 países miembros siguen abonados a la irresponsabilidad, la falta de solidaridad y el desprecio por la legalidad internacional, alejándose por tanto de los valores fundacionales de la Unión Europea.

La UE tiene la responsabilidad de garantizar un sistema legal que ofrezca vías seguras en el Mediterráneo mediante corredores humanitarios o facilitando el visado especial en sus países de origen.

Desde el Movimiento por la Paz –MPDL- exigimos el cumplimiento inexcusable de las leyes y los acuerdos internacionales y el respeto absoluto a los Derechos Humanos. Para ello, es fundamental fortalecer la respuesta común de la UE, asegurando una solución conjunta para la situación de emergencia humanitaria en el Mediterráneo, en el que han muerto cerca de un millar de personas en lo que va de año; estableciendo una política común sobre asilo y abordando las causas profundas de los flujos migratorios.

Asimismo, consideramos fundamental que se incrementen los fondos para ayuda humanitaria y ayuda al desarrollo y que aumenten las medidas para luchar contras las mafias y el tráfico de personas.

La defensa y promoción de los Derechos Humanos es eje central de las acciones que llevamos a cabo, y las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas representan un colectivo al que prestamos una atención especial desde nuestra creación hace más de 30 años. Trabajamos en algunos de los contextos más complejos y con crisis de población refugiada/desplazada de mayor duración: Oriente Próximo (Jordania, Líbano y Palestina), los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia) y Colombia. En España trabajamos para proporcionar a las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas los servicios adecuados para su integración en la sociedad.