¿Quieres saber qué es un micromachismo? - Entrevista a Luis Bonino

¿Quieres saber qué es un micromachismo? - Entrevista a Luis Bonino

Casa de América (Luis Bonino, a la derecha en la imagen)

Luis Bonino (www.luisbonino.com/) desarrolla desde hace casi 40 años numerosas actividades en los ámbitos de la Salud mental y de la promoción de la igualdad entre mujeres y varones.


¿Qué son los micromachismos?

Este término designa a las sutiles e imperceptibles maniobras y estrategias de ejercicio del poder de dominio masculino en lo cotidiano, que atentan en diversos grados contra la autonomía femenina. Hábiles artes, trucos, tretas y manipulaciones con los que los varones intentan imponer a las mujeres sus propias razones, deseos e intereses en la vida cotidiana.

Son de uso reiterado aun en los varones “normales”, aquellos que desde el discurso social no podrían ser llamados violentos, abusadores o especialmente controladores o machistas.

Muchos de estos comportamientos no suponen intencionalidad, mala voluntad ni  planificación deliberada, sino que son dispositivos mentales, corporales y actitudinales incorporados y automatizados en el proceso de “hacerse hombres”, como hábitos de acción/reacción frente a las mujeres. Otros en cambio sí son conscientes, pero todos forman parte de las habilidades masculinas desarrolladas para ubicarse en un lugar preferencial de dominio y control que mantenga y reafirme los lugares que la cultura tradicional asigna a mujeres y varones.

Los modos de presentación de los micromachismos se alejan mucho de la violencia física, pero tienen a la larga sus mismos objetivos y efectos: garantizar el control sobre la mujer y perpetuar la distribución injusta para las mujeres de los derechos y oportunidades.

¿Podría ponernos algún ejemplo de micromachismos?

En las relaciones sociales del día a día existen numerosísimos ejemplos de micromachismos.

Uno muy común viene representado por aquellas situaciones en las que el hombre no se implica en las tareas domésticas o familiares porque “no sabe” o porque “ella lo hace mejor”. En este caso, obligar a la mujer a hacer lo que en una relación igualitaria debería ser cosa de dos supone una maniobra  de imposición de tareas que, de forma sutil, genera una importante sobrecarga en ella.

Otro ejemplo, dentro de lo que llamo “micromachismos encubiertos”, sería el de aquellas situaciones en las que el hombre, con o sin intención, elimina los espacios de intimidad con la mujer. “No tener tiempo” para hablar, llevar una vida social excesiva o eludir temas personales o familiares de relevancia son algunas formas de intentar controlar las reglas de la relación a través de la distancia, logrando así que la mujer se acomode a sus deseos: cuándo estar disponible, cuánta tarea doméstica realizar, etc.

Por último, podríamos mencionar como micromachismo aquellas situaciones en las que se sobrevaloran los escasos aportes del varón –ya que habitualmente lo escaso suele vivirse como valioso-mientras que se minimiza el reconocimiento de la mujer como persona, así como la valía de sus necesidades, de sus valores y de sus aportes al bienestar psicofísico masculino y familiar.

¿Qué efectos causan los micromachismos en la mujer?

Dada su casi invisibilidad, van produciendo un daño sordo y sostenido que se agrava en el tiempo, sin poder establecer estrategias de resistencia por desconocer su existencia.

Algunos de los efectos causados por los micromachismos son:

  • Inhibición de la lucidez mental por disminución de la valentía, la crítica, el pensamiento y la acción eficaces, la protesta válida, y el proyecto vital. 
  • Fatiga crónica por forzamiento de disponibilidad, con sobreesfuerzo psicofísico, desvitalización, y agotamiento de sus reservas emocionales  y de la energía para sí y para el desarrollo de sus intereses vitales. 
  • Sentimiento de incapacidad, impotencia o derrota, con deterioro  de la autoestima, con aumento de la desmoralización y la inseguridad, y con disminución de la autocredibilidad de las propias percepciones,  con una  actitud defensiva, provocativa o de queja ineficaces.
  • Disminución del  poder personal, con un retroceso o parálisis del desarrollo personal, limitación de la libertad y utilización de los “poderes ocultos” femeninos (aquellos que cualquier persona subordinada utiliza cuando no se siente con derecho a utilizar su poder personal).
  • Malestar difuso, irritabilidad crónica y un hartazgo “sin motivo” de la relación.

Toda esta sintomatología genera un estado de ánimo depresivo-irritable en aumento, que genera más autoculpabilización, resignación, empobrecimiento y claudicación.

¿Por qué las situaciones de violencia englobadas dentro de los micromachismos están tan integradas en las relaciones sociales?

Gran parte de la eficacia de los micromachismos está dada no sólo por su  imperceptibilidad, sino también porque funcionan sostenidos, avalados y naturalizados por la normativa patriarcal de género.

Dicha normativa no solo propicia el dominio para los varones, sino también la subordinación para las mujeres, para quienes promueve comportamientos “femeninos” -pasividad, evitación del conflicto, complacencia, servicios al varón  y necesidad de permiso o aprobación para hacer- que ellas en su socialización  asumen como propios, y cuya  realización las coloca “naturalmente” en una posición de subordinación.

Por otra parte, para ellos, el orden social sigue siendo un aliado poderoso, ya que otorga al varón, por serlo, el “monopolio de la razón” y, derivado de ello, un poder moral  que les hace crear un contexto inquisitorio en el cual la mujer está en principio en falta o como acusada: “exageras’ y “estás loca” son dos expresiones que reflejan claramente esta situación.

¿Qué se puede hacer para erradicar progresivamente los micromachismos?

Creo que es necesario trabajar en una doble vía. Por un lado, las personas profesionales de la salud mental deben hacer un esfuerzo por conocer y detectar los micromachismos y sus efectos en la mujer.

Por otro, mujeres y hombres han de trabajar por desactivar tanto la producción de micromachismos como los efectos que causan. Hay que trabajar para que las mujeres logren desarrollar estrategias de inmunización, así como que los hombres desactiven los micromachismos de sus comportamientos y se habitúen a reconocerlos para motivar cambios hacia la apertura igualitaria.

Para ello, es necesario lograr que ellos puedan estar dispuestos a una autocrítica sobre el ejercicio cotidiano del poder e dominio y a reconocer el efecto de dicho ejercicio en las mujeres.

Descarga: Los micromachismos (.pdf, 90 KB)

Comentarios (8)

  • anon

    Hola! muchas gracias por esta informacion, yo soy un hombre que por desgracia aun reproduzco muxos roles machistas, pero desde hace un tiempo en mi vida le doy mucha importancia al tema de los roles de genero, el feminsimo y como no al ,machismo y al patriarcado, tengo la intencion de transformarme a nivel interno y destruir a ese macho dominante para poder ejercer relaciones sanas con el resto dle mundo partiendo de la igualdad, este escrito es de gran ayuda como autocritica y para identificar el machismo alli donde lo aya. Muchas gracias!

    Abr 21, 2016
  • anon

    ¿Me podríais decir de que fecha es la entrevista? Gracias

    Mayo 07, 2016
  • anon

    La entrevista es de noviembre de 2014. Un abrazo :)

    Mayo 23, 2016
  • anon

    Totalmente necesario para muchas mujeres que no entienden cómo se sienten... 

    Ago 18, 2016
  • anon

    Felicidades me encantó la entrevista que manera de explicar con tanta sencilles lo que no podía explicar con palabras, no conocía a Luis Bonino, de lo que me estaba perdiendo. Hay mucho trabajo por hacer, incluso desde nuestro quehacer de educadoras de los hijos para no reproducir las mismas conductas que hemos recibido desde nuestras madres, abuelas, etc.Gracias

    Ago 24, 2016
  • anon

    Interesante la entrevista. cuanto queda por hacer todavía. Espero que al menos mis hijas no tengan que parecerlo.   

    Dic 09, 2016
  • anon

    Es un término nuevo que apenas escuché, y que difícil es llorar por alguien que te humilla, te desprecia es algo muy triste y que una ahí este apesar de eso

    Mar 26, 2017
  • anon

    Hace apenas unos días escuché éste término en terapia con mi psicóloga,  me parece un tema muy importante para analizar y frenar pues causa un gran daño a toda la sociedad mexicana,  en lo personal busco aprender más sobre este tema y me interesa sobre todo llevar a la práctica aquello que no genere este tipo de conductas tan desiguales y destructivas en todos los sentidos. Felicidades muy sinceramente a los hombres que detectan esta conducta y que desean cambiarla. Hacen una importante contribución hacia la igualdad. 

    Ago 31, 2017

Deja un comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.